smoke-314988_1280

Uno de cada dos jóvenes que empiece hoy a fumar morirá por el tabaco

Diario de Mallorca – diariodemallorca.es

El neumólogo Ferran Morell Brotad, jefe del servicio de Neumología del Hospital  Vall d´Hebron, junto a su equipo ha alargado la vida a más de medio millar de personas.

Ferran Morell Brotad y su equipo han alargado la vida a más de medio millar de personas.  Él le quita hierro a algo que a los demás nos parece casi un milagro, pero no puede evitar emocionarse hasta las lágrimas al recordar el agradecimiento de algunos pacientes. El doctor Morell es de sonrisa fácil y en su modo de hablar se intuye la cercanía que imprime tanto a sus consultas con los pacientes como a sus clases en la universidad. Entusiasta de su profesión, cree que la clave es no perder la motivación e ir actualizándose.

 — El año pasado su equipo superó los 500 transplantes de pulmón, ¿cuántos llevan ya?

— 560 o así. Y tenemos muchos mallorquines. Hace unos 15 días transplantamos a un señor de Consell y ya está por la calle. Creo que hemos transplantado a más de veinte mallorquines. Colaboramos con la Associació d´Ajuda al Acompanyament del Malalt, que tienen pisos en Barcelona para cuando van mallorquines a operarse.  En con- trapartida, Son Espases nos da muchos pulmones. El trasiego de transplantados y donaciones está equilibrado.

— ¿Todavía se sorprende con lo que hace?

—Cuando lo llevas haciendo tanto tiempo y preparándolo tanto al final ya te parece algo normal, pero sí, te quedas contento.  Les das un par de años a una persona que no le queda ninguna salida.

— ¿Cuál es la esperanza de vida tras un transplante?

— Le das un par de años más. Tenemos dos que vivieron más de 17 años, los que más han vivido de España. Era gente joven.  Cuando transplantas  a personas mayores con bronquitis crónica o EPOC, también tienen  mal las arterias y los resultados son peores. A los cinco años la media de supervivencia es del 60 %.

—¿Cómo ha evolucionado la técnica desde el primer transplante en 1990 hasta ahora?

— Hemos mejorado mucho en la prevención de infecciones. Y el rechazo inicial ya está muy superado; el que no superamos es el crónico, es más di߶cil. Se está intentando con nuevos fármacos, pero no se hacen milagros. Intentamos sobre todo evitar infecciones al principio. Si hay más infecciones, hay más rechazo. Ahora tenemos unos resultados buenísimos, por encima de la media de España. Nuestros pacientes tienen una menor mortalidad inicial y una supervivencia más larga. Tenemos un buen equipo, con gente joven y con muchas ganas.

— En España ya hemos visto el transplante de cara y el de las dos piernas, ¿qué es lo próximo?

— La verdad es que me extraña un poco el transplante de piernas, porque también has de transplantar los nervios, los has de juntar y me cuesta pensar que irá bien. El nervio es lo que estimula el músculo y es lo que hace que funcione y que camine, si un nervio no lo puedes empalmar (porque de momento no se regeneran), no sé cómo lo harán para que camine. A lo mejor con los nervios que vienen de la columna, de la parte de arriba. Ojalá funcione, de verdad.

—¿Y los transplantes de cerdo? Hubo un tiempo en que parecía la vía a explorar por la similitud genética con el animal.

— Se ha abandonado porque los cerdos tienen un tipo de virus que no podemos asumir, nos mataría. En Galicia se ha abandonado el programa que exisࢤa.

— ¿Ante qué síntomas me tengo que plantear que tengo una enfermedad pulmonar grave?

— Hay muchas enfermedades  pulmonares y los síntomas son sólo 5 ó 6.  Los de alarma serían ahogarse al es- forzarse, tos y expectoración, sobre todo con sangre. El pulmón es traidor porque no tiene nervios de sensibilidad al dolor y por tanto un tumor no produce dolor hasta que crece tanto que contacta con la pleura y entonces ya suele ser demasiado tarde para curarlo.

— Una de sus especialidades son las enfermedades  que nos transmiten los pájaros. ¿Debemos tener miedo de nuestros periquitos?

— Sí. Una de las enfermedades que acaban transmitiendo es fibrosis del pulmón. Se denomina a veces idiopática, que no tiene causa, y tiene un pronóstico francamente malo. Hemos visto que la mitad de estas fibrosis sin causa se deben en realidad a las plumas de los pájaros. Ahora estamos a punto de enviar la publicación en la que hemos trabajado siete años sobre este tema.

—¿Hay que temer al edredón?

— Esto es lo mismo que los periquitos y las palomas. De cien personas que acogen a estos pájaros sólo enfermarán cuatro ó cinco. Lo que pasa es que les puede pegar fuerte.  No podemos prohibir las palomas, pero sí podemos

110

prevenir la enfermedad.  Al mínimo síntoma de tos crónica o que se ahoguen al caminar, que vayan al médico, que le ausculten y que les hagan pruebas para comprobar el funcionamiento de las vías respiratorias. Si se detecta al inicio no hay problema, se abandona al periquito, a la paloma o al loro y ya está. El primer transplante que hicimos fue a una chica de 18 años que vivía con una cotorra.  Es una especie de reacción inmunológica grave contra el pájaro y se ha de detener cierta predisposición genética.

— España es uno de los países con mayor número de donantes, pero el descenso de accidentes de tráfico imagino que afecta.

—Afecta, pero todavía tenemos bastantes.  Además antes sólo cogíamos pulmones de gente de hasta 60 años y ahora empezamos a coger de hasta 76 años. Hay gente de 70 años con pulmones mejores que gente más joven, si no han fumado y se han cuidado un poco. Tenemos lista de espera y alguno se morirá esperando, pero pocos. Normalmente, el promedio es una espera de nueve meses. Hay algunos que tienen suerte y en seguida encuen- tran un pulmón de su tamaño y grupo sanguíneo.

— El enemigo número uno del pulmón es el tabaco, ¿cuál es el enemigo número dos?

— El 80 % de los casos de enfermedad obstructiva crónica (EPOC) son por tabaco.  El segundo problema sería el Síndrome de las Apneas del Sueño. El 70 % de la población ronca, pero algunos hacen paradas y dejan de respirar, y además tienen sueño de día. Y esta es una enfermedad grave, que a la larga provoca enfermedad coronaria, vascular-cerebral…

— Usted fumaba…

— Sí, como todos, de joven. Hasta los 28. Acabé la carrera a los 24 y al cabo de cuatro años vi lo que pasaba y… [Risas]. Yo tengo muy clara la prevención. Si he de esforzarme, me esfuerzo y lo dejé.

— ¿Qué le dice a sus pacientes fumadores?

— Que lo pagarán; ya sea en forma de cáncer, de boca, laringe, faringe, tórax, de las vías urinarias; por el pulmón; por el corazón… De dos jóvenes que empiecen a fumar hoy, uno morirá a causa del tabaco, seguro. Hay sistemas y normalmente, si quieren dejarlo y se hace un plan, lo dejan. Con los jóvenes es mucho más di߶cil.

— ¿Las campañas y leyes no sirven con ellos?

— No, es increíble. Conseguimos que muchos adultos lo dejen, pero por cada uno que lo deja diez jóvenes em- piezan a fumar. Es una batalla que tenemos perdida. Y las compañías tabacaleras tienen muchos más medios que la sanidad pública, que no tenemos casi ninguno. Y claro el tabaco no se paga mañana, sino de aquí a 40 años, y eso no les importa. Actualmente fuma el 30 % de la población, desde los 14 años hasta los 80. Vamos bajando un poquito, un punto por año o así. Pero los jóvenes siguen iniciándose y eso es lo malo.

— ¿Se notan ya los efectos de la ley anti-tabaco?

— Aún no he visto ningún estudio serio, pero se supone que sí. La otra ya fue un gran avance, y no era tan restric-

tiva. Funcionará porque la gente cada vez se siente más coaccionada y el que fuma a veces está mal visto, como alguien que no tiene voluntad.

— ¿El fumador ha pasado de ser guay a ser un apestado?

— Sí, y vamos retrasados con respecto a Estados Unidos. Allí el que fuma está realmente denostado.  Y llegará un día que incluso será determinante en la selección para un trabajo. Además al final del año un trabajador fumador pierde muchísimas horas de trabajo, hay estudios que ya lo han calculado.

— ¿Sería útil hacer una ley aún más restrictiva? En el País Vasco no puedes fumar en el parque y en Italia está

prohibido en varias playas.

— La cosa es no perjudicar al que está al lado. Por ejemplo sé que el Barça recomienda no fumar en las gradas. Aunque estés al aire libre si te toca al lado alguien fumando te afecta. En los espectáculos al aire libre con tanta gente junta sí podría prohibirse.

— ¿Cómo afecta a nuestros pulmones la vida en la ciudad?

— En la ciudad, la polución actúa facilitando infecciones, con mayor número de asmáticos, sobre todo entre los que viven en calles con mucho tráfico. Además las microparࢤculas pasan del alveolo pulmonar a la sangre y pro- ducen daño a las coronarias y a las arterias en general.

— En Balears se planteó jubilar a los médicos a los 65 años. Usted ya se pasa de dos.

—Si hay casos de gente que no está lo entrenada,  ni al día ,ni lo motivada que debería estar, quizás debería jubi- larse. Pero hay otros profesionales que estudian, que están al día y que quieren seguir, y deberían poder hacerlo. Es cuestión de saber discriminar. Ahora en la universidad ha salido una norma que en condiciones especiales dice que los profesores pueden seguir hasta los 75. Yo apunto a los 80. Me lo paso muy bien, sobre todo con la investigación y también con los pacientes, creo que habré visto a más de 110.000 pacientes.

— Desde aquí asustan un poco los recortes en sanidad que se están haciendo en Cataluña, ¿cómo lo ve usted?

— Creo que son bastante  lógicos, como quitar guardias a personas que atendían a muy poca gente.  La sanidad, como toda la sociedad, vivía por encima de sus posibilidades. Es verdad que sabe mal tocar el sistema público que hemos montado, que es una maravilla, pero es que el sistema tiene que funcionar. No puede ser un pozo sin fondo.

— ¿El copago sanitario es una buena idea?

—No es una cuestión recaudatoria, es para racionalizar. Si a alguien le pica una abeja y quiere ir a urgencias del hospital y tiene que pagar 20 duros, igual se lo piensa. Es una maniobra de disuasión para que no se abuse. La gente tiende  a abusar, incluso los inmigrantes, que se acostumbran  rápido a pedir análisis y radiogra߶as para cualquier cosa.

 

Fuente:  [1]Diario de MallorcaEl neumólogo Ferran Morell Brotad, jefe del servicio de Neumología del Hospital

Vall d´Hebron, junto a su equipo ha alargado la vida a más de medio millar de personas.

 

Ferran Morell Brotad y su equipo han alargado la vida a más de medio millar de personas.  Él le quita hierro a algo que a los demás nos parece casi un milagro, pero no puede evitar emocionarse hasta las lágrimas al recordar el agradecimiento de algunos pacientes. El doctor Morell es de sonrisa fácil y en su modo de hablar se intuye la cercanía que imprime tanto a sus consultas con los pacientes como a sus clases en la universidad. Entusiasta de su profesión, cree que la clave es no perder la motivación e ir actualizándose.

 

— El año pasado su equipo superó los 500 transplantes de pulmón, ¿cuántos llevan ya?

— 560 o así. Y tenemos muchos mallorquines. Hace unos 15 días transplantamos a un señor de Consell y ya está por la calle. Creo que hemos transplantado a más de veinte mallorquines. Colaboramos con la Associació d´Ajuda al Acompanyament del Malalt, que tienen pisos en Barcelona para cuando van mallorquines a operarse.  En con- trapartida, Son Espases nos da muchos pulmones. El trasiego de transplantados y donaciones está equilibrado.

— ¿Todavía se sorprende con lo que hace?

—Cuando lo llevas haciendo tanto tiempo y preparándolo tanto al final ya te parece algo normal, pero sí, te quedas contento.  Les das un par de años a una persona que no le queda ninguna salida.

— ¿Cuál es la esperanza de vida tras un transplante?

— Le das un par de años más. Tenemos dos que vivieron más de 17 años, los que más han vivido de España. Era gente joven.  Cuando transplantas  a personas mayores con bronquitis crónica o EPOC, también tienen  mal las arterias y los resultados son peores. A los cinco años la media de supervivencia es del 60 %.

—¿Cómo ha evolucionado la técnica desde el primer transplante en 1990 hasta ahora?

— Hemos mejorado mucho en la prevención de infecciones. Y el rechazo inicial ya está muy superado; el que no superamos es el crónico, es más di߶cil. Se está intentando con nuevos fármacos, pero no se hacen milagros. Intentamos sobre todo evitar infecciones al principio. Si hay más infecciones, hay más rechazo. Ahora tenemos unos resultados buenísimos, por encima de la media de España. Nuestros pacientes tienen una menor mortalidad inicial y una supervivencia más larga. Tenemos un buen equipo, con gente joven y con muchas ganas.

— En España ya hemos visto el transplante de cara y el de las dos piernas, ¿qué es lo próximo?

— La verdad es que me extraña un poco el transplante de piernas, porque también has de transplantar los nervios, los has de juntar y me cuesta pensar que irá bien. El nervio es lo que estimula el músculo y es lo que hace que funcione y que camine, si un nervio no lo puedes empalmar (porque de momento no se regeneran), no sé cómo lo harán para que camine. A lo mejor con los nervios que vienen de la columna, de la parte de arriba. Ojalá funcione, de verdad.

—¿Y los transplantes de cerdo? Hubo un tiempo en que parecía la vía a explorar por la similitud genética con el animal.

— Se ha abandonado porque los cerdos tienen un tipo de virus que no podemos asumir, nos mataría. En Galicia se ha abandonado el programa que exisࢤa.

— ¿Ante qué síntomas me tengo que plantear que tengo una enfermedad pulmonar grave?

— Hay muchas enfermedades  pulmonares y los síntomas son sólo 5 ó 6.  Los de alarma serían ahogarse al es- forzarse, tos y expectoración, sobre todo con sangre. El pulmón es traidor porque no tiene nervios de sensibilidad al dolor y por tanto un tumor no produce dolor hasta que crece tanto que contacta con la pleura y entonces ya suele ser demasiado tarde para curarlo.

 

— Una de sus especialidades son las enfermedades  que nos transmiten los pájaros. ¿Debemos tener miedo de nuestros periquitos?

— Sí. Una de las enfermedades que acaban transmitiendo es fibrosis del pulmón. Se denomina a veces idiopática, que no tiene causa, y tiene un pronóstico francamente malo. Hemos visto que la mitad de estas fibrosis sin causa se deben en realidad a las plumas de los pájaros. Ahora estamos a punto de enviar la publicación en la que hemos trabajado siete años sobre este tema.

—¿Hay que temer al edredón?

— Esto es lo mismo que los periquitos y las palomas. De cien personas que acogen a estos pájaros sólo enfermarán cuatro ó cinco. Lo que pasa es que les puede pegar fuerte.  No podemos prohibir las palomas, pero sí podemos prevenir la enfermedad.  Al mínimo síntoma de tos crónica o que se ahoguen al caminar, que vayan al médico, que le ausculten y que les hagan pruebas para comprobar el funcionamiento de las vías respiratorias. Si se detecta al inicio no hay problema, se abandona al periquito, a la paloma o al loro y ya está. El primer transplante que hicimos fue a una chica de 18 años que vivía con una cotorra.  Es una especie de reacción inmunológica grave contra el pájaro y se ha de detener cierta predisposición genética.

— España es uno de los países con mayor número de donantes, pero el descenso de accidentes de tráfico imagino que afecta.

—Afecta, pero todavía tenemos bastantes.  Además antes sólo cogíamos pulmones de gente de hasta 60 años y ahora empezamos a coger de hasta 76 años. Hay gente de 70 años con pulmones mejores que gente más joven, si no han fumado y se han cuidado un poco. Tenemos lista de espera y alguno se morirá esperando, pero pocos. Normalmente, el promedio es una espera de nueve meses. Hay algunos que tienen suerte y en seguida encuen- tran un pulmón de su tamaño y grupo sanguíneo.

— El enemigo número uno del pulmón es el tabaco, ¿cuál es el enemigo número dos?

— El 80 % de los casos de enfermedad obstructiva crónica (EPOC) son por tabaco.  El segundo problema sería el Síndrome de las Apneas del Sueño. El 70 % de la población ronca, pero algunos hacen paradas y dejan de respirar, y además tienen sueño de día. Y esta es una enfermedad grave, que a la larga provoca enfermedad coronaria, vascular-cerebral…

— Usted fumaba…

— Sí, como todos, de joven. Hasta los 28. Acabé la carrera a los 24 y al cabo de cuatro años vi lo que pasaba y… [Risas]. Yo tengo muy clara la prevención. Si he de esforzarme, me esfuerzo y lo dejé.

— ¿Qué le dice a sus pacientes fumadores?

— Que lo pagarán; ya sea en forma de cáncer, de boca, laringe, faringe, tórax, de las vías urinarias; por el pulmón; por el corazón… De dos jóvenes que empiecen a fumar hoy, uno morirá a causa del tabaco, seguro. Hay sistemas y normalmente, si quieren dejarlo y se hace un plan, lo dejan. Con los jóvenes es mucho más di߶cil.

— ¿Las campañas y leyes no sirven con ellos?

— No, es increíble. Conseguimos que muchos adultos lo dejen, pero por cada uno que lo deja diez jóvenes em- piezan a fumar. Es una batalla que tenemos perdida. Y las compañías tabacaleras tienen muchos más medios que la sanidad pública, que no tenemos casi ninguno. Y claro el tabaco no se paga mañana, sino de aquí a 40 años, y eso no les importa. Actualmente fuma el 30 % de la población, desde los 14 años hasta los 80. Vamos bajando un poquito, un punto por año o así. Pero los jóvenes siguen iniciándose y eso es lo malo.

— ¿Se notan ya los efectos de la ley anti-tabaco?

— Aún no he visto ningún estudio serio, pero se supone que sí. La otra ya fue un gran avance, y no era tan restric-

tiva. Funcionará porque la gente cada vez se siente más coaccionada y el que fuma a veces está mal visto, como alguien que no tiene voluntad.

— ¿El fumador ha pasado de ser guay a ser un apestado?

— Sí, y vamos retrasados con respecto a Estados Unidos. Allí el que fuma está realmente denostado.  Y llegará un día que incluso será determinante en la selección para un trabajo. Además al final del año un trabajador fumador pierde muchísimas horas de trabajo, hay estudios que ya lo han calculado.

— ¿Sería útil hacer una ley aún más restrictiva? En el País Vasco no puedes fumar en el parque y en Italia está

prohibido en varias playas.

— La cosa es no perjudicar al que está al lado. Por ejemplo sé que el Barça recomienda no fumar en las gradas. Aunque estés al aire libre si te toca al lado alguien fumando te afecta. En los espectáculos al aire libre con tanta gente junta sí podría prohibirse.

— ¿Cómo afecta a nuestros pulmones la vida en la ciudad?

 

 

— En la ciudad, la polución actúa facilitando infecciones, con mayor número de asmáticos, sobre todo entre los que viven en calles con mucho tráfico. Además las microparࢤculas pasan del alveolo pulmonar a la sangre y pro- ducen daño a las coronarias y a las arterias en general.

— En Balears se planteó jubilar a los médicos a los 65 años. Usted ya se pasa de dos.

—Si hay casos de gente que no está lo entrenada,  ni al día ,ni lo motivada que debería estar, quizás debería jubi- larse. Pero hay otros profesionales que estudian, que están al día y que quieren seguir, y deberían poder hacerlo. Es cuestión de saber discriminar. Ahora en la universidad ha salido una norma que en condiciones especiales dice que los profesores pueden seguir hasta los 75. Yo apunto a los 80. Me lo paso muy bien, sobre todo con la investigación y también con los pacientes, creo que habré visto a más de 110.000 pacientes.

— Desde aquí asustan un poco los recortes en sanidad que se están haciendo en Cataluña, ¿cómo lo ve usted?

— Creo que son bastante  lógicos, como quitar guardias a personas que atendían a muy poca gente.  La sanidad, como toda la sociedad, vivía por encima de sus posibilidades. Es verdad que sabe mal tocar el sistema público que hemos montado, que es una maravilla, pero es que el sistema tiene que funcionar. No puede ser un pozo sin fondo.

— ¿El copago sanitario es una buena idea?

—No es una cuestión recaudatoria, es para racionalizar. Si a alguien le pica una abeja y quiere ir a urgencias del hospital y tiene que pagar 20 duros, igual se lo piensa. Es una maniobra de disuasión para que no se abuse. La gente tiende  a abusar, incluso los inmigrantes, que se acostumbran  rápido a pedir análisis y radiogra߶as para cualquier cosa.

 

Fuente:  [2]Diario de MallorcaEl neumólogo Ferran Morell Brotad, jefe del servicio de Neumología del Hospital

Vall d´Hebron, junto a su equipo ha alargado la vida a más de medio millar de personas.

 

Ferran Morell Brotad y su equipo han alargado la vida a más de medio millar de personas.  Él le quita hierro a algo que a los demás nos parece casi un milagro, pero no puede evitar emocionarse hasta las lágrimas al recordar el agradecimiento de algunos pacientes. El doctor Morell es de sonrisa fácil y en su modo de hablar se intuye la cercanía que imprime tanto a sus consultas con los pacientes como a sus clases en la universidad. Entusiasta de su profesión, cree que la clave es no perder la motivación e ir actualizándose.

 

— El año pasado su equipo superó los 500 transplantes de pulmón, ¿cuántos llevan ya?

— 560 o así. Y tenemos muchos mallorquines. Hace unos 15 días transplantamos a un señor de Consell y ya está por la calle. Creo que hemos transplantado a más de veinte mallorquines. Colaboramos con la Associació d´Ajuda al Acompanyament del Malalt, que tienen pisos en Barcelona para cuando van mallorquines a operarse.  En con- trapartida, Son Espases nos da muchos pulmones. El trasiego de transplantados y donaciones está equilibrado.

— ¿Todavía se sorprende con lo que hace?

—Cuando lo llevas haciendo tanto tiempo y preparándolo tanto al final ya te parece algo normal, pero sí, te quedas contento.  Les das un par de años a una persona que no le queda ninguna salida.

— ¿Cuál es la esperanza de vida tras un transplante?

— Le das un par de años más. Tenemos dos que vivieron más de 17 años, los que más han vivido de España. Era gente joven.  Cuando transplantas  a personas mayores con bronquitis crónica o EPOC, también tienen  mal las arterias y los resultados son peores. A los cinco años la media de supervivencia es del 60 %.

—¿Cómo ha evolucionado la técnica desde el primer transplante en 1990 hasta ahora?

— Hemos mejorado mucho en la prevención de infecciones. Y el rechazo inicial ya está muy superado; el que no superamos es el crónico, es más di߶cil. Se está intentando con nuevos fármacos, pero no se hacen milagros. Intentamos sobre todo evitar infecciones al principio. Si hay más infecciones, hay más rechazo. Ahora tenemos unos resultados buenísimos, por encima de la media de España. Nuestros pacientes tienen una menor mortalidad inicial y una supervivencia más larga. Tenemos un buen equipo, con gente joven y con muchas ganas.

— En España ya hemos visto el transplante de cara y el de las dos piernas, ¿qué es lo próximo?

— La verdad es que me extraña un poco el transplante de piernas, porque también has de transplantar los nervios, los has de juntar y me cuesta pensar que irá bien. El nervio es lo que estimula el músculo y es lo que hace que funcione y que camine, si un nervio no lo puedes empalmar (porque de momento no se regeneran), no sé cómo lo harán para que camine. A lo mejor con los nervios que vienen de la columna, de la parte de arriba. Ojalá funcione, de verdad.

 

 

114

—¿Y los transplantes de cerdo? Hubo un tiempo en que parecía la vía a explorar por la similitud genética con el animal.

— Se ha abandonado porque los cerdos tienen un tipo de virus que no podemos asumir, nos mataría. En Galicia se ha abandonado el programa que exisࢤa.

— ¿Ante qué síntomas me tengo que plantear que tengo una enfermedad pulmonar grave?

— Hay muchas enfermedades  pulmonares y los síntomas son sólo 5 ó 6.  Los de alarma serían ahogarse al es- forzarse, tos y expectoración, sobre todo con sangre. El pulmón es traidor porque no tiene nervios de sensibilidad al dolor y por tanto un tumor no produce dolor hasta que crece tanto que contacta con la pleura y entonces ya suele ser demasiado tarde para curarlo.

— Una de sus especialidades son las enfermedades  que nos transmiten los pájaros. ¿Debemos tener miedo de nuestros periquitos?

— Sí. Una de las enfermedades que acaban transmitiendo es fibrosis del pulmón. Se denomina a veces idiopática, que no tiene causa, y tiene un pronóstico francamente malo. Hemos visto que la mitad de estas fibrosis sin causa se deben en realidad a las plumas de los pájaros. Ahora estamos a punto de enviar la publicación en la que hemos trabajado siete años sobre este tema.

—¿Hay que temer al edredón?

— Esto es lo mismo que los periquitos y las palomas. De cien personas que acogen a estos pájaros sólo enfermarán cuatro ó cinco. Lo que pasa es que les puede pegar fuerte.  No podemos prohibir las palomas, pero sí podemos prevenir la enfermedad.  Al mínimo síntoma de tos crónica o que se ahoguen al caminar, que vayan al médico, que le ausculten y que les hagan pruebas para comprobar el funcionamiento de las vías respiratorias. Si se detecta al inicio no hay problema, se abandona al periquito, a la paloma o al loro y ya está. El primer transplante que hicimos fue a una chica de 18 años que vivía con una cotorra.  Es una especie de reacción inmunológica grave contra el pájaro y se ha de detener cierta predisposición genética.

— España es uno de los países con mayor número de donantes, pero el descenso de accidentes de tráfico imagino que afecta.

—Afecta, pero todavía tenemos bastantes.  Además antes sólo cogíamos pulmones de gente de hasta 60 años y ahora empezamos a coger de hasta 76 años. Hay gente de 70 años con pulmones mejores que gente más joven, si no han fumado y se han cuidado un poco. Tenemos lista de espera y alguno se morirá esperando, pero pocos. Normalmente, el promedio es una espera de nueve meses. Hay algunos que tienen suerte y en seguida encuen- tran un pulmón de su tamaño y grupo sanguíneo.

— El enemigo número uno del pulmón es el tabaco, ¿cuál es el enemigo número dos?

— El 80 % de los casos de enfermedad obstructiva crónica (EPOC) son por tabaco.  El segundo problema sería el Síndrome de las Apneas del Sueño. El 70 % de la población ronca, pero algunos hacen paradas y dejan de respirar, y además tienen sueño de día. Y esta es una enfermedad grave, que a la larga provoca enfermedad coronaria, vascular-cerebral…

— Usted fumaba…

— Sí, como todos, de joven. Hasta los 28. Acabé la carrera a los 24 y al cabo de cuatro años vi lo que pasaba y… [Risas]. Yo tengo muy clara la prevención. Si he de esforzarme, me esfuerzo y lo dejé.

— ¿Qué le dice a sus pacientes fumadores?

— Que lo pagarán; ya sea en forma de cáncer, de boca, laringe, faringe, tórax, de las vías urinarias; por el pulmón; por el corazón… De dos jóvenes que empiecen a fumar hoy, uno morirá a causa del tabaco, seguro. Hay sistemas y normalmente, si quieren dejarlo y se hace un plan, lo dejan. Con los jóvenes es mucho más di߶cil.

— ¿Las campañas y leyes no sirven con ellos?

— No, es increíble. Conseguimos que muchos adultos lo dejen, pero por cada uno que lo deja diez jóvenes em- piezan a fumar. Es una batalla que tenemos perdida. Y las compañías tabacaleras tienen muchos más medios que la sanidad pública, que no tenemos casi ninguno. Y claro el tabaco no se paga mañana, sino de aquí a 40 años, y eso no les importa. Actualmente fuma el 30 % de la población, desde los 14 años hasta los 80. Vamos bajando un poquito, un punto por año o así. Pero los jóvenes siguen iniciándose y eso es lo malo.

— ¿Se notan ya los efectos de la ley anti-tabaco?

— Aún no he visto ningún estudio serio, pero se supone que sí. La otra ya fue un gran avance, y no era tan restric-

tiva. Funcionará porque la gente cada vez se siente más coaccionada y el que fuma a veces está mal visto, como alguien que no tiene voluntad.

— ¿El fumador ha pasado de ser guay a ser un apestado?

 

 

115

— Sí, y vamos retrasados con respecto a Estados Unidos. Allí el que fuma está realmente denostado.  Y llegará un día que incluso será determinante en la selección para un trabajo. Además al final del año un trabajador fumador pierde muchísimas horas de trabajo, hay estudios que ya lo han calculado.

— ¿Sería útil hacer una ley aún más restrictiva? En el País Vasco no puedes fumar en el parque y en Italia está

prohibido en varias playas.

— La cosa es no perjudicar al que está al lado. Por ejemplo sé que el Barça recomienda no fumar en las gradas. Aunque estés al aire libre si te toca al lado alguien fumando te afecta. En los espectáculos al aire libre con tanta gente junta sí podría prohibirse.

— ¿Cómo afecta a nuestros pulmones la vida en la ciudad?

— En la ciudad, la polución actúa facilitando infecciones, con mayor número de asmáticos, sobre todo entre los que viven en calles con mucho tráfico. Además las microparࢤculas pasan del alveolo pulmonar a la sangre y pro- ducen daño a las coronarias y a las arterias en general.

— En Balears se planteó jubilar a los médicos a los 65 años. Usted ya se pasa de dos.

—Si hay casos de gente que no está lo entrenada,  ni al día ,ni lo motivada que debería estar, quizás debería jubi- larse. Pero hay otros profesionales que estudian, que están al día y que quieren seguir, y deberían poder hacerlo. Es cuestión de saber discriminar. Ahora en la universidad ha salido una norma que en condiciones especiales dice que los profesores pueden seguir hasta los 75. Yo apunto a los 80. Me lo paso muy bien, sobre todo con la investigación y también con los pacientes, creo que habré visto a más de 110.000 pacientes.

— Desde aquí asustan un poco los recortes en sanidad que se están haciendo en Cataluña, ¿cómo lo ve usted?

— Creo que son bastante  lógicos, como quitar guardias a personas que atendían a muy poca gente.  La sanidad, como toda la sociedad, vivía por encima de sus posibilidades. Es verdad que sabe mal tocar el sistema público que hemos montado, que es una maravilla, pero es que el sistema tiene que funcionar. No puede ser un pozo sin fondo.

— ¿El copago sanitario es una buena idea?

—No es una cuestión recaudatoria, es para racionalizar. Si a alguien le pica una abeja y quiere ir a urgencias del hospital y tiene que pagar 20 duros, igual se lo piensa. Es una maniobra de disuasión para que no se abuse. La gente tiende  a abusar, incluso los inmigrantes, que se acostumbran  rápido a pedir análisis y radiogra߶as para cualquier cosa.

 

Fuente: [3]Diario de Mallorca

 

 

 

 

1. http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2011/08/28/jovenes-empiece-hoy-fumar-morira-tabaco/698403.html

2. http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2011/08/28/jovenes-empiece-hoy-fumar-morira-tabaco/698403.html

3. http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2011/08/28/jovenes-empiece-hoy-fumar-morira-tabaco/698403.html

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>